Sean bienvenidos, a esta, una pequeña historia.
Antes que nada quiero agradecer a aquellas personas que siguen el fiction y están atentos a las actualizaciones.
Y para aquellas qué hasta ahora lo empezaran a leer, no olviden comenzar con el prologo.
No siendo más, déjate llevar por las palabras. Nicole Torrez.

domingo, 20 de noviembre de 2011

CAPITULO 6 (Te suplico, nos acompañes)


Meses pasaron, incluso ya casi días para completarse un año... 
Bill no la volvió a ver desde aquel beso y ella, ella simplemente tuvo que correr con la suerte de regresar con su novio, aquel chico que solo la lastimaba, pero... ahora era distinto, distinto porque karol nunca dejó de pensar en ese beso, en prácticamente su primer beso, el único y el primero que había recibido con esa dulzura que solo un beso puede llegar a tener.


-¡Niña!, ¿porque diablos nos estas lista? te dije hace UNA hora que te pusieras el vestido y te maquillaras; y tu ni siquiera te has parado de esa silla! 
Karol voltio a ver el vestido y retiró la toalla de su cabeza como si ni siquiera hubiese escuchado
-No quiero ir a ningún lado y... menos con ese tipo.
-¡Dios! no se que voy a hacer con tigo, por mas que trato de ayudarte tu no te dejas. ¿Dime que es lo que quieres?
 



Karol quien miraba por la ventana los bellos prados del jardín, razonó esa pregunta y sin mas se levantó dirigiéndose con una mirada triste y vacía hacia su ahora cuidadora; Una anciana baja de ojos marrones y contextura gruesa, la cual aunque al principio fue la peor pesadilla para karol, poco a poco se estaba convirtiendo en una compañía en ahora los momentos mas difíciles en su vida. 


- me preguntas ¿que es lo que quiero? ja! es una pregunta que muchas, muchas veces me he preguntado también; y ¿sabes? siempre he llegado a la conclusión de... morir. Si, morirme. Porque, tal vez cuando esto suceda podré descansar, tal vez seré finalmente... ¿feliz? Karol voltio y mientras se dirigía hacia la cama, en donde un vestido blanco, y largo esperaba a ser lucido, limpió un par de lagrimas, que resbalaron por su rostro. 


La anciana barbara solo la miró unos segundos con tristeza, ay que en parte la entendia, despues de haberse escapago la vida de esa niña se volvio en un total infierno. La anciana se retiró finalmente no sin antes decirle.
-Tienes 15 minutos. 


Karol tomó el vestido en sus manos, miró una vez mas el lindo jardín, pensando que seria de ella, o mas bien porque la vida era tan cruel con ella.


_______________________________________________________________________________________________________


En cuanto a Bill ahora era muy distinto, ya no era aquel chico sonriente, lleno de ilusiones y afectuoso, ahora era totalmente inverso a lo que siempre fue. 
Las cosas en sus casa cambiaron 180º 
TODO cambió para el, su vida, su forma de pensar, su corazón... 


¿La razón? ANGELA.  
El siempre la amó, desde muy niños, desde que esa tarde de juegos y columpios vio a una pequeña sentada muy cerca de allí, sentada junto a un árbol mirarlo curiosa, con esa risita inocente y de burla que solo los niños tienen.... 
Bill suspiró al recordar esa imagen, en la que conoció a su primer amor, linda y sencilla. Quien desde un principio le demostró su cariño e interés, pero ella, siempre dejó claro que su corazón... le pertenecía a su gemelo, a Tom.
Los meses transcurrieron dolorosos luego de que Bill conoció a Karolaine, nunca mas la volvió a ver y aunque de vez en cuando pensaba en ella, consideró que lo mejor fue no verla nunca mas ya que después de todo lo que ha pasado en su vida, solo la hubiera lastimado.  


............


Bill yacía recostado mirando al techo, un techo blanco, sin gracia; pensando todo lo que ha sucedido, todo lo que su padre hizo, todo lo que el también a provocado; En esto, su teléfono sonó, sin cuidado salió de las sabanas y miró el móvil el cual mostraba el numero de su hermano, aquel que hace meses no veía y al cual tuvo que odiar por quitarle una vez mas, algo que era suyo. Y esta vez lo mas preciado para el, su única ilusión y esperanza. 


Miró hacia su cama en donde recostada su amante de todas las noches lo miraba. 
-vete ya Adriana. 
-¿como?
-que quiero que te vayas ya, fue suficiente por hoy, tal vez... mañana te llame.
-UHHH! eres un estúpido, siempre haces lo mismo. 

La chica tomando su ropa que permanecía en el piso salió de la habitación poniéndose el sostén mientras maldecía a Bill, por aprovecharse una vez mas de ella, cosa que Bill antiguamente nunca había hecho pero ahora, ahora las cosas eran muy distintas. 


El joven sin prestarle atención a la hermosa chica, miró de nuevo la pantalla, la que ahora emitía un parpadeo en señal de un correo de voz. Bill cerró los ojos y con esfuerzo oprimió la tecla que empezaría a reproducir el mensaje que una vez mas lo dejaría sin fuerzas, el que serìa la puerta para cometer otro error, el cual traería con sigo la continuación de lo que comenzó con un dulce beso. 


~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~





"Bill, soy yo Angela. Yo se que seguramente no quieres acompañarme en este día, seguramente ya recibiste el sobre y... tal vez te parezca ridículo que te haya invitado y... que esté haciendo esto, pero, sabes que es muy importante para mi lo que haré, y para Tom también... el está junto a mi, y... solo quiere que sepas que, te quiere a pesar de todo, así como yo también te quiero, así que Bill, por favor te suplico, nos acompañes hoy, en nuestra boda."

martes, 12 de abril de 2011

CAPITULO 5

La Chica se acercó mas a la cama un tanto pensativa, se preguntaba una y otra vez porque Bill había actuado de esa forma, se sentía mal, pero solo dio un hondo respiro y finalmente decidió ir a alistar las sabanas que se suponían estaban en el armario y así era.
Después de situarlas en la cama se Recostó en ella y apagó la pequeña lámpara que se encontraba encima de la mesita de noche, quedándose allí, mirando al techo de la habitación pensando cómo  había llegado allí, como el destino la había puesto frente a aquellos ojos, esos ojos bellos e hipnotizantes que a cualquiera dejaban sin aliento, los de Bill y ahora ella se suponía se quedaría en la casa de él, solo que se preguntaba ¿que podría pasar? ¿Qué era lo malo que ocurriría? Porque para ella nada era perfecto y si ahora estaba allí, feliz, pensando en ese chico que ahora era como una esperanza en su vida, ¿qué era lo malo que podría pasar? Bueno, por ahora eso no se sabía y lo último que su cerebro podría mostrarle antes de perderse en el universo de los sueños fueron esos bonitos ojos que Bill permitió verle a escasos centímetros de su rostro, y estos sin lugar a dudas implicaban que tendría durante esa noche unos hermosos y preciosos sueños.

En cuanto a Bill salió de la habitación de la chica apresuradamente y entró inmediatamente a su habitación que no estaba muy lejos de allí, se sentó en su cama y pensó en Karolaine, en esa dulce niña que había llegado a su vida, creyendo que en ella encontraría a una gran amiga, pero algo detuvo sus pensamientos, aquella fotografía que aunque lo inspiraba también lo lastimaba. Tomó la fotografía y se recostó en la cama y acercando su rostro a la foto dijo “¿porque no me puedes querer? Yo te lo daría todo…” dijo en susurro cerrando sus ojos y al abrirlos una gran pesada lagrima resbaló por su mejilla y mirando la fotografía se quedó unos minutos más, pensando y pensando. ¿Cómo puede ser que una persona puede querer tanto a otra?” Bueno creo que eso nadie lo sabe.

………………………………………………………

A la mañana siguiente la joven se levantó con mucha energía y sobre todo contenta, de hecho hace mucho mucho tiempo no se levantaba de tal forma.  Luego de arreglarse salió de la habitación muy bien arreglada y para suerte de ella, se topó con Tom quien fregaba un poco sus ojos al tiempo que serraba la puerta de una habitación en el pasillo, en la que supuso Karol había dormido la noche anterior.
-Buenos Días Tom- Dijo la muchacha sonriéndole al mayor de los Kaulitz.
-hola Karol!…- Respondió Tom mirándola coquetamente –¿qué vas a hacer hoy?- Preguntó el chico mientras se ponía frente a ella.
-Pues... supongo que nada interesante, porque la pregunta? – Dijo Karol curiosa
–Lo decía porque yo tampoco no hare nada, así que… Podría invitarte a tomar un café más tarde, ¿quieres?- indujo Tom mientras caminaba con Karol rumbo a las escaleras que llevan al primer piso. –pues… Ok, está bien- Aceptó sin más a lo que Tom le sonrió. Al llegar al comienzo de las escaleras Karol miró hacia la sala de estar del primer piso ya que se escucharon unas voces provenientes de aquel piso. Estas procedían de Bill y de una joven de cabello castaño. Karolaine los miró atenta,  Bill sostenía el mentón de la chica mientras ambos estaban muy cerca del uno al otro y la muchacha mantenía su mirada por lo bajo. A Karolaine se le borró la pequeña sonrisa que traía mientras hablaba con Tom, y se quedó con un gesto serio mirándolos, hasta que Tom dijo –Perfecto, te recojo a las cuatro ok- Debido a esto Bill y la joven se alejaron de inmediato y voltearon a mirar a Tom y Karol quienes ya bajaban las escaleras. Para alivio de Bill, su hermano no había notado en la situación que estaba con su amiga, pero quien sí lo hizo fue Karol quien miró a Bill y agachó su mirada al este voltearla a mirarla 
–rayos- balbució Bill sintiéndose mal, ya que la noche anterior se había puesto a analizar la forma en la que Karol lo miraba y en aquel comentario que había hecho su hermano el día anterior “creo que ella ya puso sus ojos en ti, noté como te miraba y luego como se puso de colorada cuando tú le Lanzaste esa sonrisita, eso es por algo ¿no crees?” La miró una vez mas y aun seguía con la mirada gacha y acercándose a la sala. –¡Angela! Que sorpresa hermosa… ¿ qué haces por acá?- “Angela.. Claro! Esa era la chica de la fotografía” pensó Karol mirándola más detenidamente  –Vine a entregarle a Bill unos datos que me envió su papá de la tienda en Berlín- dijo Angela sonriéndole a Tom para luego mirar a Karol curiosa –Ahh… oh, perdón, no las habíamos presentado. Angela, ella es Karolaine una nueva amiga, que se va a quedar aquí con, Bill...- Dijo Tom pronunciando esta última con tono de picardía –¿De verdad? Wow, no me habías contado eso Bill- dijo la morena lanzando una mirada de burla a Bill –mucho gusto, es un placer conocerte- dijo la chica estirando la mano a Karol, esta le sonrió y la acepto diciendo –Igualmente- aunque Karol  sonrió era inevitable sentirse mal al pensar que Bill y ella muy posiblemente no eran solo “Amigos” como le había manifestado antes.
-Bueno… yo ya me tengo que ir, de hecho iba de salida, así que… Karolaine de nuevo fue un placer, espero hablar Luego, adiós- le dijo Angela cordialmente y luego se despidió de Bill con un beso en la mejilla. –Karol te recojo más tarde entonces… Angela te acompaño, Chao enano luego te llamo- dijo Tom saliendo con Angela por la puerta principal-

……………….

Bill se sentó de nuevo en el sofá y permaneció mirando a Karol quien se quedó en silencio, la chica dio un gran suspiro y luego Miro a Bill sentándose junto a él. –Bill, anoche estuve pensando y… es mejor que me valla, yo… bueno tu no me conoces y yo tampoco a ti, así que.. Solo te quería agradecer- le dijo Karol por lo bajo –¿porque te quieres ir? Dime la verdad. Ayer te vi muy  entusiasmada- le dijo mirándola atento. –No es nada, solo… es lo mejor. Enuncio la chica parándose del sillón y subiendo las escaleras para dirigirse a la habitación.
 No quería decir eso, pero después de ver lo que vio era lo mejor, claramente a Bill le interesaba esa chica por la forma en la que la miraba, y antes de ella salir lastimada, prefería irse de ese Lugar e irse de la vida de Bill. 
Tomó el abrigo que traía el día anterior y salió de la habitación acomodando todo como estaba antes.
Bajó las escaleras y miró a Bill por última vez, quien se encontraba mirando a la nada, aun sentado en el sillón. –Yo… ya me voy Bill- El muchacho se levantó del sillón y se acercó a la joven –¿porque te vas? dímelo, se sincera.- le dijo alzando el mentón de Karol para que lo mirara a la cara-
-ya te dije que no es por un motivo especial, solo… me da pena incomodar, no es más…- Bill la miraba serio mientras hablaba y antes de que terminara de hablar alzo una ceja  y dijo -Se sincera y no te apenes de decírmelo,¿ yo te gusto?- le pregunto Bill interrumpiéndola, y Karol al escuchar esto último se quedó perpleja sin saber que decir… era tan obvia acaso o qué?-
 Miró a Bill a los ojos y el solo tenía un gesto muy neutro, como si lo que le hubiera preguntado fuera algo muy, normal, y bueno lo era pero…  No para ella.
–¿Qué… si  tú me gustas?... ah... ¿porque lo dices?- dijo  simulando un poco
–no, primero respóndeme mi pregunta y luego yo te respondo la tuya- dijo Bill cruzándose de brazos  –yo… - Karol agacho la mirada y en un bajo y dulce tono dijo –si, lo siento yo no quise pero… eres tan lindo. Dijo esto último de nuevo mirando a Bill con algo de pena en la mirada, a lo que este sonrió de la forma más dulce y tierna que le había visto Karol
–Eres tan tierna, tan… inofensiva- Karol lo miro extrañada y luego sonrió ampliamente diciéndole –eso significa que… ¿También te gusto?- preguntó entusiasmada
-Ahh pues, no quiero que te sientas mal pero…-
-sí o no, Bill- preguntó esta vez Karolaine –Ahh… No, No me gustas. Lo siento, eres muy bella eso sí,  pero es que…-
-si ya entiendo estas enamorado de Angela ¿no es así? Preguntó Karol con una mirada triste pero con un tono de fuerza en las palabras
-Si. Lo lamento-
-Bien, no hay problema, te entiendo y espero que seas feliz Bill, me alegró conocerte, en serio. Gracias por Todo- dijo Karol mirándolo tímida para luego sonreírle sinceramente y acercarse a él, queriéndole depositar un beso en la mejilla, lo que ella no esperaba era que el haría lo que hizo. 

Bill se quedó concentrado mirándola mientras hablaba y simplemente en su cabeza pensó que era  tan dulce, tan delicada, y ante todo se veía tan débil, que en ese momento solo quería tomarla entre sus brazos y abrazarla, pero entonces ella se acercó lentamente y el supo de inmediato que iba a ser, y en un impulso giró su rostro y choco con sus labios empezándola a besar lentamente, la chica se quedó paralizada ni siquiera se movía, de hecho permanecía con los ojos abiertos mientras sentía como los labios húmedos de Bill se deslizaban suavemente con los de ella y aunque intento evitarlo no resistió y cerró los ojos, pegando mas su cuerpo al del chico, a lo que Bill resbaló su mano por su cintura y la acerco más a su pelvis. La chica se dejó llevar por los besos de Bill, eran sumamente adictivos, simplemente mientras cada segundo pasaba, mas lo disfrutaba y mas aumentaba la velocidad del beso… hasta que unas palabras le llegaron a la mente de Karol “No, No me gustas” y en un solo movimiento se separó de Bill mirándolo indignada. 
-¿Por qué hiciste eso?- dijo la chica con una lagrima que empezaba a nublar su vista –yo… lo siento, te juro que no supe lo que hice, solo… lo hice, pero juro que yo nunca hago esto en serio… -si, ¿y a cuantas más le dices lo mismo? Creí que era tu hermano el coqueto pero sin duda el coqueto eres Tu!!  Que parte de me gustas no entendiste, que pretendías… “aprovechemos que le gusto y besémosla antes de que se valla”? Pues No!, creí que eras distinto Bill, pero eres Igual a Todos, vas por lo mismo, ¡por el placer!-

Karol limpio sus lagrimas y salió prácticamente corriendo de la casa. Bill se quedó analizando lo que había acabado de hacer, ni siquiera supo porque lo hizo, solo lo hizo… como dijo antes y ese “impulso” aunque lo había acabado de hacer quedar mal, también lo hizo sentir bien, porque le encantó ese beso y ahora entendía porque su cuerpo le había ordenado que lo hiciera, porque quería comprobar si realmente no le gustaba y ya tenía la respuesta, solo que ahora lo había dejado dudando de sí mismo , de sus sentimientos porque ahora tenía claro que Amaba y estaba enamorado de su amiga Angela pero había acabado de darse cuenta que… le gustaba Karolaine. 

Continuara.

Espero comentarios ;) Gracias ^^

domingo, 20 de febrero de 2011


Capítulo 4 (Abrazo)



Si, Mentir.  Eso era la que ahora tendría que hacer, solo que… Cuanto le duraría la mentira de la niña “Normal” mmm, Tal vez muy Poco.

Tom Entró a la habitación con una pila de Ropa en sus Manos y sonriéndole a la chica se la entregó  –Gracias Tom- Dijo la Rubia devolviéndole la sonrisa al gemelo mayor,  Karol Preguntó donde podría cambiarse y Bill le indico el Baño para luego ella entrar en este.





–y… ¿ya se te declaro?- Balbució Tom sonriendo ampliamente  –Ha-ha! No, solo… le dije que se quedara a vivir acá, o bueno más bien le alquilé una de las habitaciones- le dijo Bill de lo mas normal, mientras se sentaba en su cama.

–¿Qué hiciste qué? ¿Estás Loco Bill?, Como se te ocurre hacer eso? Acaso mamá nunca te enseñó que no hay que recibir cosas de extraños?... Bien, esto es aún Peor! ¡Porque hiciste eso Idiota!?... Nono y no!… Dejar que una Desconocida que si a penas la conociste hoy, se quede aquí! ¿Qué te pasa?- Manifestó Tom con un Tono muy regañón.

–Bueno ya, No hagas tanto Drama, dudo que sea una asesina en serie, o ladrona, o algo por el estilo, ella se ve… muy normal, además con esa cara de niña tierna que podría hacer… - Le contestó a su Hermano Burlándose. Solo que dentro de sí mismo, pensó que tal vez su gemelo tenía Razón, pero… Había algo que lo hacía confiar en ella, algo extraño, algo como una Seguridad mientras le hablaba, incluso con algo tan remoto como una simple sonrisa, le hacia dar una confianza totalmente tajante, así que prefirió no prestarle cuidado a su hermano y aprovechar este extraño regaño, regaño poco habitual en Tom considerando que él es bastante Apático, y disfrutar esta situación para fastidiar a su hermano.


Tom lo Miró incrédulo y le dijo  –Ok has lo que quieras, solo espero que me esté equivocando. Ah… y luego no me digas que no te lo advertí- 

–Ahí si Papá!- Dijo Bill Burlándose de cómo había sonado su Hermano, y Tom al instante le lanzó una mirada fulminante, haciendo reír más a Bill.  –¡Bill Kaulitz! No me llames así quieres?-  De Inmediato Bill soltó una gran carcajada mientras miraba a su gemelo, el cual lo miraba abrumado hasta que de pronto Karol salió del Baño y ambos gemelos voltearon a mirarla al mismo Tiempo, cosa común en ellos. La miraron detalladamente, claramente se veía muy Bonita, traía un Buzo Gris muy sencillo, un short en jean que dejaba apreciar claramente sus largas y bonitas piernas y unas baletas  con un pequeño tacón color Negras.

Bill por su parte disimuló mirándola rápidamente, pero quien no lo hizo fue Tom el cual la miró de pies a cabeza con una cara bastante obvia. –Al menos éramos de la Misma Talla- Expuso Karol mirándose a sí misma – ¿y… se me ve mal?- Preguntó la Joven esperando que Bill le dijese Un “No, te ves Hermosa”… Pero Fue Tom quien Contestó primero –¿Mal? Por Favor  te Ves muy muy Linda! Estoy realmente impresionado. Tu… de casualidad estas buscando novio?, porque yo estoy soltero- Enuncio Tom  Coqueto. Karol se quedó sin decir nada, con tan solo un gesto de duda para luego salir una media sonrisa. Ella no quería sonar grosera, después de todo ambos Kaulitz habían sido muy Amables y además ese comentario solo le produjo un poco de risa. Bill al instante cambio el Tema, tal vez para evitarle a la rubia contestar, o tal vez por… ¿celos?

–Si quieres podemos bajar, creo que ya es hora de comer, y tu claramente lo necesitas- Dijo Bill poniéndose de pie  –Si, me encantaría tengo ¡mucha Hambre! Gracias…- pronunció la rubia con un tono Simpático. Bill le sonrió y salió de la habitación a lo que Tom y Karolaine salieron Tras él.


…………………………………………………………………


– Wow, no tengo como agradecerles, todo absolutamente todo estuvo Delicioso- Bill la Miró impresionado, era increíble cómo había terminado tan Rápido, pero cuando una persona no ha comido nada en un largo tiempo es Lógico ¿no?

–Bueno, es porque lo hice yo…- le respondió Bill, mientras daba otro bocado a su comida. Karol lo miró extrañada. Realmente Bill y  Tom si eran hermanos… La joven se levantó de su asiento contestándole  – bueno entonces Cocinas delicioso, gracias- Se dirigió hacia la cocina dispuesta a llevar el plato que ahora estaba vacío, hasta que Tom se lo impidió –Nonono… déjame atenderte, yo lo llevó. Le dijo el mayor de los kaulitz, tomando el plato y guiñándole un ojo, a lo que Karol Accedió y le agradeció con una sonrisa. Bill los miraba atento, preguntándose o mejor dicho haciéndose Mil ideas, las cuales algunas no eran Ciertas. Pensaba si a Karol le gustaba Tom, la forma en la que le sonreía no era común, ¿o sí?

Su hermano siempre ha sido un conquistador y “Mono” por naturaleza, incluso desde niño lo había sido y siempre era Tom quien se quedaba con las chicas que le gustaban a Bill; También por esto su Padre había preferido a Tom por encima de Bill, ya que a su padre no le agradaba nada que su hijo menor fuese distinto a todos, distinto en el sentido que nunca le ha interesado lo que digan y piensen los demás y claramente esto se le ve reflejado en su Estilo, aquel estilo que le atrae tanto a Karol pero que a su padre le parece tan subversivo.

Karolaine y Bill se quedaron en el comedor. Aun el chico no había terminado su comida, y solo masticaba sin decir nada, sin siquiera mirarla ya que el solo pensando en otra cosa, o mejor en otra persona…

Tom salió al rato y se sentó junto a su hermano, quien ni siquiera se había percatado de aquello, lo llamó un par de veces y Bill no le respondió, luego sin más le dio un pequeño golpecito a Bill con el codo, al que este reaccionó y lo miró de inmediato  –¿Qué?- Pregunto Bill mirando a su hermano –como que Qué? ¿En qué mundo estas? ¿No escuchaste que te estaba llamando?  –yo… eh si, solo estoy cansado Tom, me iré a Dormir ya. Balbució Bill –¿Dormir? Haha y desde cuando te duermes a las Siete y … Media?- Dijo tom mirando su reloj para rectificar la hora. –Desde hoy…así que Hasta Mañana- Dijo el joven limpiándose la boca ligeramente con su servilleta  –ah, Karol Déjame y te llevo antes al dormitorio- La rubia se levantó y siguió a Bill, fueron hasta una habitación del Segundo piso y Tom se quedó en el comedor sentado sin decir nada, su hermano estaba muy raro o mejor, una vez más estaba raro, últimamente Bill andaba así casi a diario, se distraía a ratos y también había cambiado mucho con su gemelo y esto por supuesto a Tom le dolía y tal vez lo frustraba especialmente porque no tenía idea porque su hermano se estaba comportando de tal modo.

Karolaine y Bill se dirigieron hacia una de las habitaciones de la pequeña pero lujosa casa, ambos sin decir nada, hasta que no estuvieron dentro de ella, – ¿Que dices, te gusta?- le preguntó Bill poniéndose detrás de ella –¡Por supuesto! Es.. Perfecta- Dijo la chica entusiasmada, y realmente era perfecta comparada a su antigua habitación, la habitación que le había dado Karl cuando estaba junto a él, claro está que este le había ofrecido una bonita habitación en cuanto se mudó en su casa, pero en esta también dormía Karl, por lo que significaba que Karolaine tenía que dormir junto a él y ella por supuesto no aceptó. El joven ante esto le ofreció una alcoba en el último piso con una pequeña cama y no muy cómoda, más bien muy Humilde, esto debido a que era en donde Karl tenía objetos viejos de la casa, cosas que ya no usaba por lo tanto era algo así como un Ático.

–Wow… veo que eres muy conformista, eso a veces es bueno- Emitió Bill sonriéndole  –Descansa y… en el Armario hay ropa y sabanas Limpias. Adiós- la muchacha miro a Bill y poniéndose frente a él le dijo –Gracias Bill…- Se acercó más, mirándose ambos a los ojos, ella apreciando esos hermosos ojos almendrados y el aquellos ojos verdes con tonos azules también deslumbrantes y sin siquiera el sospecharlo ella lo abrazó, lo abrazó de una forma muy tierna y ella en un gran suspiro cerró sus ojos  sintiéndose por primera vez en su vida feliz y conforme.




Bill aceptó el abrazo y para asombro de él, sintió algo muy raro, algo como… -¡No!- Se dijo a sí mismo y se separó de la muchacha bruscamente, mirándola serio para luego salir de la habitación rápidamente sin decir nada. Karol quedó perpleja, no sabía que había hecho mal… tal vez no debió haberlo abrazado, pero… ¿qué de malo puede tener un abrazo? Bueno el abrazo no tiene nada de malo, el abrazo a Bill también le había gustado, pero por una razón incierta ese abrazo le había producido la misma sensación que había sentido al abrazar a esa mujer que el tanto amaba, así que ese “abrazo” no era más que miedo, miedo de otra vez sufrir por Amor. 




Continuara.............






Psdt: Sorry por haber tardado Tanto, tenia la mitad del capi hecho y lo guarde en mi USB y no la encontraba, ademas había estado tan ocupada que ni podía alcanzar a escribir, pero bueno... aquí un nuevo capitulo, gracias y me alegra mucho que cada vez hallan mas personas leyéndolo ^^ Muchas muchas Gracias. 

lunes, 3 de enero de 2011

CAP 3 (Mentir?)

CAP 3 (mentir)
Pero era lógico… ¿a qué mujer no le gustaría aquel chico hermoso, caballero y ante todo Guapo? Oh, bueno… había una, pero no era Karol. 
Lo miró un par de segundos más, profundamente a los ojos, sentía miles de emociones por dentro, emociones que jamás había sentido. Aquellas emociones o mejor aquella sensación, era común para muchos, algo normal. Pero para ella era algo totalmente desconocido, algo que jamás había palpado… el sentir atracción por otra persona, aquella atracción que en este momento para ella era algo totalmente extraño.

Pero también era una sensación de miedo, dudas e incertidumbre. Para ella no era nada bueno, no era bueno sentir eso, no era bueno el querer a alguien, porque siempre que eso ocurría, venia lo peor… el Sufrir, ese sufrir que por tantos años ha vivido en su vida y pareciera que nunca quisiera marcharse, o tal vez… ¿es la hora de que se marche?

Entre sus temores y dudas Bill se quedó sonriéndole. Sonriendo como acostumbraba hacerlo, pero esta sonrisa era muy sincera, porque al fin ella le había permitido mirarla a los ojos, y sorprendentemente para él, encontró mucha dulzura pero también, mucho dolor…
Karolaine agachó su mirada sintiéndose totalmente ruborizada y así era… estaba totalmente sonrojada. Ese color rosa que invadía sus mejillas hace un momento ahora era un peculiar tono rojizo, acompañado de un poco de nerviosismo. Intento disimular un poco mirando al Dr. Pero quien si se había dado cuenta de aquel sonroje y esos nervios, había sido Tom, quien por supuesto que no lo evitó e inmediatamente sonrió diciendo –anda, quédate. Tal vez si te quedas, puedas al fin quitarle la virginidad a mi hermano, y porque no, a mí…- Dijo Tom con picardía. Karol, se quedó sorprendida y así miró a Tom quien observaba atento las caras de su Hermano y para burla de él, este le lanzaba una mirada fulminante y llena de pena. Karol siguió mirando a Tom sin responder nada, solo lo miraba aun con esa cara de asombro e hizo lo mismo que había hecho antes con Bill, lo detalló perspicazmente, dándose cuenta que también era muy guapo, y allí se dio cuenta que Bill y Tom eran gemelos… eran tan parecidos pero notablemente muy diferentes en sus gustos, pero aun así ambos eran Hermosos… totalmente Guapos.

Solo que a diferencia de Bill, lo que más encantaba de Tom era aquella sensualidad y coqueteo que entregaba con tan solo mirarte. Esa Bonita, provocativa y placentera sonrisa acompañada de ese piercing en su labio inferior el cual adornaba perfectamente esos gruesos y deliciosos labios. Además esa Mirada misteriosa y presumida hacia a Tom Kaulitz un excelente Partido para cualquier Mujer, pero este no era el caso de Karol, porque  ella ya había sido “flechada” por Bill.

Karol sin mas dijo algo que dejó perplejo a Tom e incluso a Bill –Tal vez podría reconsiderarlo con tu hermano, pero contigo… mmm, no muchas gracias- le contestó a Tom quien había quedado desconcertado con la respuesta de la rubia, y a Bill también lo había dejado así, pero de todas formas le había encantado la contestación de Karol, porque primero, había dicho que con él podría “reconsiderarlo” & Segundo y tal vez lo mejor es que había puesto a Tom en su lugar, haciéndole entender que ella, no era chica fácil. Bill sonrió al instante junto al doctor y Tom solo se acomodó en una mejor posición en el sillón en el que estaba sentado y miró hacia al frente algo apenado. –No le hagas caso a mi Hermano, él es… muy bromista, solo dice tonterías-  Cuestionó Bill mirando a Tom  –entonces… ¿aceptas o No?  Le Preguntó Bill a la chica esperando un “si” como respuesta   –Ah… Está Bien, acepto.-  le dijo sonriendo Karol a Bill y el ante la respuesta de la muchacha se emocionó y sonrió ampliamente –ok, ya sabiendo que te quedaras acá, puedo retirarme. Por favor, ten mucho reposo y aliméntate bien. Hasta Luego-le dijo el Dr. A Karolaine quien le respodio –adios Dr. Y gracias…- El Dr. Se levantó de la cama y salió de la habitación, despidiéndose por ultimo de Tom con la Mano –adiós Tom. –Hasta Luego Y muchas Gracias- se despidió Tom con una medio sonrisa, Bill salió detrás del Doctor para acompañarlo a la puerta y su hermano se quedó con Karol en el dormitorio sin decir nada hasta que Tom rompió el silencio –y… cuál es tu nombre?- Preguntó está vez más serio y natural –Soy Karolaine- Dijo muy neutra –mmm… bueno, mucho gusto, mi nombre es Tom- se presentó  Kaulitz de nuevo con esa sonrisa que tanto lo caracterizaba –Igualmente, mucho gusto- le respondió Karol en cuanto le ofrecía su mano en señal de saludo. Tom por supuesto la Tomó mientras la sacudía ligeramente, Luego Tom se acercó a Karol y puso sus labios en una de sus mejillas, besándola delicadamente y produciendo un pequeño ruidito.

Tom se separó y miró sus labios, luego miró sus ojos y para su sorpresa otra vez, ella agacho su mirada y volteo su cara hacia un lado. Él se separó del todo y por reflejo miró hacia la puerta en donde se encontraba Bill recostado sobre el marco de la puerta cruzado de brazos. Bill Miró a su gemelo seriamente y le dijo –Tom… Podrías acompañarme a prepararle algo a… como es tu nombre?- le preguntó a la rubia –Karolaine – le contesto ella a Bill medio sonriendo, y el dijo –a prepararle algo a Karol… ¿te puedo llamar así? Pregunto Bill –si, por supuesto- le contestó Karol  –bien, ¿me acompañas hermano?- le dijo otra vez Bill serio  y Tom por su parte sabía perfectamente que aquella mirada no era normal en su hermano, esa mirada solo le decía que estaba celoso, y eso a Tom le divertía. 

Se levantó del sillón y se dirigió con Bill hacia la cocina, ninguno de los dos mencionó una palabra durante el camino, pero al llegar Tom preguntó  – ¿Estás Enojado pequeño?- le dijo a su hermano con un tono dulce  –no… ¿debería estarlo? Le contestó Bill sacando fruta de la nevera –ah, no, solo que creí que te gustaba y que por eso estabas molesto.  –quien, Karol?, no, yo sé que una vez la lleves a la cama, ya luego no te importará y querrás… como ¿llamarlo? ¿”Regalármela”? –ash, Bill yo no…  –pero  resulta que no me gusta, quédatela! -  Dijo molesto Bill –ah, sí claro no estás enojado…-afirmó sarcástico Tom –te dije que no me gusta, no voy a negar que es Bonita pero… sabes que yo quiero a otra chica- expuso Bill suspirando –ok, dima quien esa “chica” y te dejo en paz –no lo intentes, no te lo diré –pero… ¿porque? Tú y yo jamás nos hemos ocultado nada, ¿porque ahora lo haces? y más con algo tan tonto como una “chica”-  le dijo Tom fastidiándolo –porque para mí no es “Tonto”, creo que… ¿estoy… enamorado? Bua! además ya te dije que no te diré quién es, es mejor así y que no se hable más del tema… ah, y si quieres ligarte a Karol, solo te pido que no le hagas daño, algo vi en ella que me dijo que… sufre y sufre mucho, así que Tom, ten cuidado con ella- le advirtió Bill a Tom mientras miraba por la ventana de la cocina –no te preocupes no me la ligaré, perdería el tiempo, ¿no te diste cuenta como me respondió? Además… creo que ella ya puso sus ojos en ti- parloteo Tom saliendo de la cocina – ¿qué? Repíteme lo que dijiste –Dijo Bill saliendo tras el – ¿y para qué? Ya me oíste muy bien –ok, si escuche bien, pero… porque lo dices?, ¿Te dijo algo cuando baje con el Dr. ?- le preguntó Bill curioso –haha, No, pero… noté como te miraba y luego como se puso de colorada cuando tú le Lanzaste esa sonrisita jum… Eso es por algo no crees? -  le contestó Tom sonriendo a su hermano –ah, tal vez pero… ahí olvídalo, mejor vallamos a mirar que hace

…………………..

Mientras tanto Karol se había quedado en la habitación mirando algunos cuadros que se encontraban en una repisa junto al televisor. Habían algunas fotografías de los gemelos cuando eran más niños y de ahora, también había una de una mujer con dos bebes en sus brazos, quien supuso Karol que esos eran Bill y Tom y la mujer su Mamá, ya que ella era muy parecida a los gemelos, incluso su boca y sus ojos eran muy similares, pero se distrajo al ver una fotografía en la que se encontraba Bill y una hermosa Chica abrazados y tal vez para ella muy… “melosos”. Karol se preguntó si tal vez aquella bonita joven era su amiga o… su Novia.

Estaba tan concentrada preguntándose y mortificándose al pensar una y otra vez si Bill y la joven de la foto eran pareja que no sintió cuando los hermanos entraron al dormitorio. La miraron unos segundos y luego Bill se acercó a ella diciéndole –es mi mejor amiga, su nombre es Angela- sonrió Bill mirando la fotografía –oh…  es muy linda- dijo Karol dejando la foto en su lugar. Se volteo y miró a Bill con más alivio, era su “mejor amiga” esas palabras sin duda le habían dado un respiro.

–Aun tu ropa está mojada, ¿quieres cambiarte?- le pregunto Bill preocupado –sí me gustaría, pero… No traje más que lo que tengo puesto- contestó Karol –no hay problema,  creo que en la habitación de mi anterior empleada ahí alguna ropa… si quieres puedes usarla mientras que se seca la tuya, o si prefieres podría prestarte algo de mi ropa- le dijo amablemente Bill –no, no hay ningún problema –ok, Tom.. ¿Podrías ir y traerla?- le preguntó Bill a su hermano, quien hizo una cara de desagrado y desgana, pero al final salió por la puerta diciendo –siempre me toca hacer las cosas a mí, debería ser el quien lo haga…- Bill y Karol sonrieron por lo dicho de Tom hasta que la Rubia le dijo a Bill –oye, yo, quería agradecerte, has sido muy gentil con migo incluso me salvaste la vida… Gracias le dijo Tiernamente Karol a Bill–no te preocupes, igual, no podía dejarte afuera mojándote y más aún cuando estabas desmayada. Puedes quedarte cuanto quieras, además me gustaría eso… ósea lo digo porque como mí, ósea yo estoy solo eh, y como tu… - balbució Bill graciosamente –sí, ya entendí, no te gusta estar solo. –exacto, es eso… no me gusta estar solo, la casa es muy grande y… me aburro fácilmente así que… puedes llamar a tu familia y decirle que te quedas esta noche, me refiero porque hace frio. Sé que te dijimos que un par de horas pero… está nevando, podrías enfermarte y ya sabes hay que obedecer al Dr.- dijo Bill sonriéndole mientras tomaba el teléfono que estaba en el sillón. 


Se lo ofreció para que marcara pero ¿a quién podría marcarle Karol?, no tenía familia y al único que tenía era a Karl y obviamente ella no quería hablarle –oh,  no es necesario es que… mi familia no vive en Alemania, me estoy hospedando en un hotel así que… no es necesario –ah, mucho mejor, pero me dices que un hotel? Oye eso me da una idea… quédate acá en mi casa, yo te… alquilo una de las habitaciones?- le Dijo Bill pensando que tal vez no debió haber dicho eso, de hecho ni el mismo sabia porque lo decía. –woo… pues, si estoy buscando una casa, pero enserio ¿no hay problema? –no, para nada, como te digo vivo solo así que… ahí mucho campo libre –ok, me encantaría, igual estaba buscando una casa donde quedarme, porque estar tanto en un Hotel no me Gusta- le respondió Karol sonriendo y aunque había mentido, tenía que hacerlo, no podía decirle que se había escapado de la casa de su “novio”, por llamarle así a Karl, quien la maltrataba y abusaba de ella frecuentemente, No, por supuesto que no podía. En este momento era mejor mentir, primero para que Bill no sintiese lastima de ella, y segundo porque si le decía la verdad, muy seguramente Bill pondría el denuncio contra Karl, y Karolaine temía que si eso sucediera él le hiciera daño no solo a ella si no a Bill, además de que tenía miedo, tenía mucho miedo que pudieran interrogarla por haber golpeado con ese candelabro a su novio y obviamente ella aun no sabía si  él estaba mal por aquel golpazo, así que lo mejor en este momento era  mentir.

Continuara…

martes, 21 de diciembre de 2010

Cap. 2 (Dr. "Harrison")

CAPITULO 2 

Los gemelos llevaron a Karolaine a la habitación de Bill y este la dejó suavemente encima de su cama. Después de dejarla, se retiró el cabello de la cara el cual por estar tan empapado se le había pegado al rostro y miró a su hermano quien le dijo -¿qué hacemos Bill? ¿Llamamos al Doctor?- dijo Tom a la par que tomaba el teléfono que se encontraba sobre la mesita de Noche. –eh…  si es lo mejor, seguramente esta desmayada – ¿desmayada?  ¿Es Una chica?- pregunto Tom mientras se acercaba a ver el rostro de Karolaine –Supongo que sí, pesaba muy poco-Dijo Bill volteándose hacia un gran sillón blanco que se encontraba junto a la cama y se quitaba la chaqueta de Cuero que traía puesta, la cual ahora estaba mojada y en ella resbalaban algunas gotas de agua. La dejó encima del sillón mientras Tom se acercaba a Karol y le retiraba suavemente la capota que le cubría la mayoría del rostro –mmmm… Bill, es… Bellísima… - Balbució Tom mientras que ponía los ojos como platos, Bill miró a su hermano y luego cambio la vista a Karol. -¿qué?-dijo Bill acercándose a Karolaine quien ahora no traía la capota que le cubría anteriormente el rostro –wau…- Fue todo lo que dijo Bill al verla, quedó sorprendido tras la belleza de la Chica, su cabello rubio y ahora húmedo, su tierno y delicado rostro, su piel un tanto rosa debido al frio, sus bonitos labios rojos… le encantaron.
 –Tom… ehhh…. Llama a el… Doctor Harrison- dijo Bill intentando disimular  -¿Yo?... No, hazlo Tú, yo no soy el pequeño- parloteó Tom – ah… ¿Tu no sirves para hacer un favor verdad?- Dijo el menor de los gemelos tomando el teléfono para disponerse a llamar al Dr. –pero igual eres tú el que lo conoce, yo solo lo he visto un par de veces y eso fue hace ya mucho tiempo háblale tú, seguramente de ti si se acuerda- explicó Tom intentando crear excusas –Ush Tom fuiste tú quien me lo presento –claro que No… ¿o sí? –Si, fuiste tú.  –ah… de todas formas tú lo trataste más. –ah yo no importa, ya le estoy marcando, deja así “hermanito”-

…………….........

-Ya viene para acá- Manifestó Bill mirando de una forma especial a Karol, Tom notó la mirada de su gemelo y no dudo en decirlo… –Lo siento hermanito yo la vi primero- cuestionó burlándose -¿Qué?... ¿de qué hablas?-dijo Bill Nervioso mientras se volteaba hacia la pared –a mí no me engañas, ¿que acaso crees que no me di cuenta como la miras?- pregunto Tom irónico esperando la respuesta de su hermano –eso a ti no te importa, si me gustó es problema mío, además no digas tonterías ni siquiera se su nombre.  –entonces si te gusta?- pregunto Tom aun burlándose de su hermano, y realmente eso era todo lo que estaba haciendo, burlándose  y haciendo enojar a Bill como lo hacía muchas veces -Ya te dije que no te importa! Deja de fastidiarme Tom que me está dando migraña - Bufó Bill –Ya… no te enojes solo decía, además ya te dije que la vi primero- Volvió a molestar Tom a Bill quien volteó a mirar a su hermano para luego alzar una ceja y decirle –Deja de ser tan mujeriego Tom, ¿que acaso no ves el tesoro que tienes a tu lado? Ya quisiera yo tener tu suerte- Masculló Bill con la mirada agachada – ¿A mi lado?... ¿Tesoro? ¿A qué te refieres?  –No Nada olvídalo- dijo Bill volteando a mirar de nuevo a Karol –o no, ahora me dices que quisiste decir con eso - insistió  de nuevo el mayor de los kaulitz poniéndose de pie,  pero en ese momento Sonó el timbre de la casa y Bill para evadir la pregunta de su hermano dijo –Yo no iré, a mí me tocó llamar – ¿Qué? …Tu eres el Menor, además fuiste tú quien se ofreció a ayudarla –ah, Tom no puedo creerlo… ¿Pretendías que la dejáramos ahí tirada?- enunció Bill alzando las cejas y mirando a su hermano con un gesto de exageración– por supuesto que no pero… eh… ¡Ok, ok yo voy!- Dijo molesto Tom al no saber que responder. Al bajar a recibir al doctor simuló su enfado y lo saludó cordialmente con esa sonrisa que solo Tom Kaulitz tenía.

………………………………………………….

-Mmmm, ¿cuánto lleva desmayada? Pregunto El doctor “Harrison” a los hermanos.
–más de 15 minutos, se desmayó frente al garaje justo cuando llegamos- Contestó Bill en un tono neutro – el doctor sacó de su maletín negro un tarro de alcohol y un algodón el cual mojó con el líquido. Lo acercó a la nariz de Karol unos cuantos segundos y como era de esperarse ella reaccionó ante el fuerte olor. Primero abrió los ojos suavemente, el doctor se encontraba frente a ella, Tom a su lado izquierdo y Bill al derecho. Miró al Dr. Harrison rápidamente y luego a Tom.
Alterándose un poco intentó levantarse pero “Harrison” se lo impidió  
–Cálmate y Recuéstate por favor… No te queremos hacer daño- le dijo el Doctor tomándole suavemente uno de los hombros. – ¿Dónde estoy? Dijo Karol mirando hacia los lados algo nerviosa –shhh… Recuéstate necesito que me digas si sabes el motivo de tu desmayo… ¿sufres de alguna enfermedad? O… ¿sufres de presión alta? Tal vez… ¿Asma?- preguntó el Doctor con una mirada que a Karol le produjo confianza –No, no fue nada solo no había comido Nada, pero ya se me pasara, ahora… ¿puedo irme?- el doctor miró a Tom y luego dijo –si fue eso entonces come algo de inmediato y por favor guarda reposo, no es bueno andar caminando por las calles en pleno invierno a 3 grados bajo Cero y peor aún sin Comer Nada, mejor guarda un poco de reposo y en cuanto estés mejor  puedes irte a tu casa y agradece que los Kaulitz te encontraron justo a Tiempo o si no muy seguramente hubieras sufrido de una Hipotermia entre la Lluvia- explicó el Dr. Harrison.


Karol miró hacia la ventana que estaba justo frente a la cama y dijo-oh… si Claro, a mi casa…- “Pero… si no tengo casa… ¿qué are? ¿A dónde iré?”_ pensó a si misma Karol mirando todavía por la ventana –No te preocupes puedes quedarte a descansar un rato y a cambiarte de ropa ya que está muy mojada, si deseas puedo darte algo de comer también y… bueno ya después te puedes ir, claro si quieres…- Karolaine dejó de mirar por la ventana y miró al chico de esa dulce voz que había pronunciado esto (Bill) – No, no hace falta lo mejor es que yo me valla, de todas formas muchas gracias- masculló Karol a la par que se levantaba de la cama Y se ponía de pie, pero justo en ese instante sintió un mareo repentino y calló lentamente hacia un lado, ante esto Bill reaccionó Rápidamente y la tomó por la cintura antes de que callera. Ambos quedaron muy cerca, sus rostros estaban a centímetros e incluso ambos podían sentir la tibia respiración del uno al otro. Bill la miró profundamente a los ojos, intentando contemplar su belleza  e intentando descifrar ese misterio tan intenso que poseían esos hermosos ojos claros, pero Karol al darse cuenta de lo cerca que se encontraban y de la forma en como la miraba el Chico, agachó su mirada y rápidamente retiró su cuerpo al de él sentándose de nuevo en la cama.
–Oh,  lo mejor es que aceptes la propuesta de mi hermano- emitió Tom sonriendo con picardía ante la situación –él tiene razón, espera aunque sean unas Dos horas, además está haciendo mucho frio y aun llueve, y lo más seguro es que nevará esta noche… acepta la propuesta de Bill y quédate un rato más y ante todo descansa, yo te dejaré estas vitaminas para que te recuperes pronto, pero eso si tienes que comer algo de inmediato, necesito que tomes fuerzas rápidamente y así ya estarás Bien- Dijo Sonriendo el Doctor mientras sacaba del maletín un pequeño frasco con algunas píldoras en su interior –y entonces… esperas un rato más o prefieres irte ya?- Preguntó Bill con ilusión ante la respuesta de Karol. Ella en su ser deseaba quedarse, era la primera vez en su vida que no sentía desconfianza en alguien, al contrario la mirada de Bill le había reflejado seguridad, bondad y ternura. Él no era como la mayoría de personas que había conocido Karol, él era distinto a todos, Bill no pensaba en sí solo también pensaba en el bien de los demás.
Desde pequeño su madre le había inculcado valores especialmente el respetar, tolerar y dar amor a quien lo necesitara, y Bill aprendió muy bien esto ya que eso era lo que entregaba siempre y Karol lo podía sentir, podía sentir aquella bondad y hasta Inocencia que reflejaban sus ojos y pensó que tal vez por fin Dios le había puesto a alguien Bueno en su camino, tal vez está es la hora para confiar en alguien y dejarse llevar por esa supuesta bondad que le regalaba Bill, además ella muy bien sabía que no tenía donde ir y sabía muy bien que se encontraba agotada, con sueño y sobre todo tenía hambre.

Miró una vez más a Bill, está vez con detalle. Se dio cuenta de la hermosa piel que tenía, luego miro sus labios… sensuales, Gruesos y Perfectos, después su vista pasó a su fina y Linda nariz Y finalmente no aguantó, no pudo contenerse a mirar profundamente esos bellos ojos Almendrados que hacían una perfecta combinación con aquel maquillaje oscuro que pintaba alrededor  y aunque estaba algo corrido aun así creaba una belleza desmesurada y  Karol aunque parte de su ser lo negara y se dijera a si misma que No, ese Chico, aquel chico exótico pero ante Todo Guapo, LE HABIA GUSTADO Y LE HABIA GUSTADO MUCHO…
Continuara…

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Hallo :D SI SON NUEVO/AS LEYENDO, RECUERDEN QUE EL PROLOGO ESTÁ ANTES DEL PRIMER CAPI, MIL GRACIAS Y APRECIO QUE QUIERAN LEER. BESOS. 


CAPITULO 1 (Desmayo)



Karolaine se encontraba profundamente dormida cuando de pronto despertó por un Fuerte sonido.
 -levántate linda, quiero que seas mía- dijo Karl quien se encontraba totalmente ebrio, mientras se recostaba junto a la hermosa rubia, -No quiero, lárgate que quiero dormir- pronunció Karolaine mientras se daba vuelta quedando a espaldas de su novio – ¡ningún lárgate! Ten más respeto ¿o es que quieres estar de nuevo en un hospital?- dijo Karl mientras la tomo del cabello jalándola bruscamente para después mirarla descaradamente. –estoy harto de tus rechazos  dime porque, ¿Que te ha faltado desde que estas con migo? E intentado satisfacerte en todo sentido y tú, tu siempre me dices lo mismo “NO”!- dijo en Cólera Karl mientras miraba con repugnó a Karolaine –ahora la culpable soy yo?, tu eres quien me ha maltratado y me ha obligado a estar con Tigo. Cuando acepte venir a trabajar como tu criada jamás fue para convertirme en tu...- Karolaine no termino de acabar de hablar cuando Karl lo propinó un fuerte golpe en la mejilla, dejando a Karolaine con lo mirada agachada y con  la cabeza oblicua, para luego volverlo a mirar  –y siempre es igual, crees que pegándome, gritándome, siendo un machista lograre amarte? ¡Eso NUNCA!- enunció en llanto Karolaine mientras miraba a los ojos a Karl – ¡eres una zorra malagradecida!- dijo en un tono de furia Karl, quien después se abalanzó  sobre Karol y la tomó fuertemente de los brazos para luego mirarla con rabia pero al ver que ella lloraba le dijo –ya basta! deja de llorar maldita, solo te estoy pidiendo que tengas sexo con migo, ni siquiera te estoy pidiendo que hagas “el amor” porque sé que no te nace, yo solo quiero sexo y sé que tú me lo puedes dar… es tan difícil que me des placer sin tener que yo obligarte?- Karolaine estaba en silencio y miraba hacia otro lado, mientras aun sus lágrimas se deslizaban por sus mejillas –Contesta!- Dijo en furia Karl -¿qué te voy a contestar? Yo soy una mujer, un ser humano no un juguete para un imbécil que solo quiere tirar- Esto produjo más molestia en Karl y golpeó nuevamente a Karolaine, para después comenzar a besarla bruscamente en el cuello de la rubia, produciéndole dolores insoportables, ella intento soltarse pero el chico no se lo permitió, luego Karl empezó a quitarle el pantalón pero justo en ese instante Karolaine como pudo logró zafarse de Karl y lo empujó violentamente, logrando que Karl la soltara y callera al otro lado de la cama. Karolaine tomó un candelabro que estaba encima de una mesita y cuando Karl estaba a punto de agarrarla de nuevo, Karolaine le dio un fuerte y feroz golpazo en la cabeza a él joven, dejándolo de inmediato inconsciente.
 Karolaine se encontraba agitada, su pecho subía y bajaba velozmente a la par que se acercaba a Karl quien ahora estaba en el piso –Dios mío, lo mate- se dijo a si misma angustiada al ver a Karl con un poco de sangre en la altura de la frente. Intento acercarse pero los nervios fueron más grandes y creía que su única salida era huir de allí. Se colocó rápidamente un jean seguido  de un suéter que le marcaba claramente su Marcado torso, luego se dirigió al armario y sacó un enorme abrigo negro. Salió rápidamente de la casa y con precaución huyo sin que los guardias se dieran cuenta. Se puso el enorme abrigo ya que hacia frió.Estaban en invierno, faltaba solo 1 semana para la navidad, pero igual a ella eso no le importaba ya que jamás había disfrutado de estas fechas, jamás había armado un árbol de navidad y jamás había recibido un simple pero tan importante "Frohe Weihnachten" (feliz navidad) así que para Karolaine la noche buena no era más que un des interesante día…

Pasaron las horas y Karolaine aún se encontraba en la calle, había pasado la mayoría del tiempo en un parque, pero al percatarse de la policía decidió huir de allí, antes de que empezaran a interrogarla…
Un día había pasado, la hermosa rubia se había quedado reposando bajo un árbol. Tenía hambre y mucha sed, pero era Alemania, sería muy difícil mendigar porque las personas que lo hacen, lo hacen por vicio no por hambre ya que en este país era muy fácil tener un futuro y oportunidades de vida, así que casi todos tenían un trabajo.
Había nevado suavemente por algunas horas, pero ahora empezaba a llover, aunque no era muy fuerte había algo que la inquietaba, caían rayos repentinamente y esto no era nada bueno ya que ella estaba reposando debajo de un árbol. Se marchó de ahí rápidamente, trasladándose hacia un sector de casas pequeñas pero muy bonitas, iba caminando cuando de pronto empezó a llover más y más fuerte, la temperatura era más fría, y ella se encontraba totalmente empapada además de que se sentía muy débil a causa de no haber comido nada. Comenzó a sentirse más y más frágil al punto que sus piernas comenzaron a flaquear y su vista se comenzó a nublar poco  a poco. Se sujetó fuertemente de una reja de una puerta de Garage y empezó a caer sutilmente, de pronto toda su vista se nublo, no sin antes ver las luces de lo que al parecer era un auto frente a ella, para luego perder totalmente el conocimiento.

_Bill & Tom_

-qué curioso empezó a llover- Dijo el menor de los hermanos Kaulitz a su hermano mayor –sí ya lo note, aunque prefiero la nieve- manifestó Tom –Oh, cada vez es más Fuerte, creo que lo mejor es que te quedes hoy en mi casa, ¿no crees?- Pregunto Bill mirando a Tom quien conducía el auto –si está Bien, es lo mejor- Dijo Tom con la mirada al frente. Estaban a pocas casas de llegar cuando a lo lejos Bill vio a alguien casi a punto de caer – ¿qué es eso?- pregunto el joven a Tom… en cuanto llegaron a la casa de Bill, frente a la puerta del garaje había alguien casi en el suelo, Bill y tom se miraron a la par y luego Tom dijo – ¿Que Hacemos Bill?- pronuncio en un tono inquietante –Pues… Bajémonos ha ayudarlo, tal vez está enfermo-... A pesar de la lluvia los Gemelos bajaron del auto y aunque no Tocaron a la persona que se encontraba debajo del gran abrigo se acercaron un poco mientras decían – ¿Está Bien?- Pero obviamente nadie le contesto porque Karolaine se encontraba desmayada. –Tom abre la puerta, es mejor que lo entremos no podemos dejarlo en la lluvia- Dijo Bill mirando a su hermano –pero… ¿y si está Muerto?- pregunto Tom –no importa ahí que ayudarlo- respondió Bill, Tom se dirigió rápidamente a abrir la puerta de la casa, la dejo abierta y volteo a mirar a su Hermano y sin pensarlo notó como Bill completamente mojado alzaba a Ella o a él,  como un Total héroe, y Bueno eso era lo que sería de ahora en adelante Bill para Karolaine, su héroe y su más grande héroe, porque aunque ella ni él lo supieran el destino ya los había marcado ese segundo en el que Bill se decidió ayudar a esa persona quien a partir de ese momento se adueñaría de los sentimientos más hermosos para él, y quien al pasar de los días lo iría enamorando descontroladamente, convirtiéndose Karolaine en el amor de su Vida.

Continuara…